Bioetanol

En el escenario de una crisis energética mundial se ha incrementado el interés por desarrollar investigaciones que permitan contar con nuevos combustibles. En ese contexto, la importante presencia de biomasa vegetal en Chile constituye una atractiva materia prima para la elaboración del etanol, el cual cuando se obtiene a partir de biomasa se le denomina bioetanol, combustible que puede ser utilizado puro o como aditivo oxigenado de gasolinas.

El creciente interés por el desarrollo de combustibles renovables y amigables con el medio ambiente, como el bioetanol, encuentra su origen en la convergencia de tres grandes preocupaciones: el calentamiento global, los elevados precios del petróleo y las bajas rentas de los agricultores en todo el mundo.

El bioetanol es un alcohol producido a partir de maíz, sorgo, papas, trigo, caña de azúcar e incluso de la biomasa, como los tallos de maíz, residuos vegetales agrícolas y forestales. De esta manera, se habla de bioetanol de primera generación (se aprovecha el azúcar de los frutos de la planta, es decir, la parte comestible, que es la más escasa) y bioetanol de segunda generación (hay un tratamiento a la planta completa, especialmente residuos agrícolas y forestales).

Éste puede ayudar a reducir la emisión de gases de efecto invernadero y a aminorar los efectos de la disminución y eventual agotamiento de las reservas de petróleo y gas natural. Además, la producción de energía renovable puede aumentar la seguridad en el aprovisionamiento de energía, reducir la dependencia de las reservas petroleras de Medio Oriente y mantener la calidad y estándares de vida.

El problema es complejo por cuanto al menos el 70% de todas las cosas que produce el hombre provienen del petróleo y sus derivados. De modo que el petróleo no es solamente gasolina y diesel, sino que está asociado al gran desarrollo que el hombre ha tenido en el último tiempo.

En materia legislativa, el uso de bioetanol en un 10% en la gasolina es actualmente obligatorio en 27 Estados de USA y al año 2014 será obligatorio en todo el país. En la Unión Europea, a fines del 2005, se obligó el uso de bioetanol en un 2% incrementándose a un 5,75% al año 2010. Por otra parte, en Brasil, su uso es obligatorio en más de un 20% de la gasolina.

Chile no tiene ventaja competitiva en la producción de granos, sin embargo, podría competir en la producción agrícola para energía. Con esto se abre una oportunidad de reducir los enfrentamientos y las crisis comerciales entre países agrícolas y países proteccionistas de su producción agrícola. Más información en:

  • Ficha: Generación de energía. Proyecto CONAF-ETHOS (2009)
  • Ficha: Bioetanol. Proyecto CONAF-ETHOS (2009)

Otras fuentes:

- Libro: Agroenergía. Un desafío para Chile. Universidad de Chile. Más información »
- Link: SAP Universidad de Chile, www.sap.uchile.cl. Más información »